escultura

Marta Duran. Jardí Pintat

Marta Duran hace un canto a la vida con sus jardines flotantes